2.2. Abogada o Abogado

 

La palabra abogado proviene del latín advocatus que significa llamado; esto en virtud que los romanos cuando se encontraban en situaciones o controversias difíciles de resolver llamaban a personas con conocimientos en el Derecho para que las auxiliaran. El Diccionario Enciclopédico de Derecho Usual define al abogado como el perito en Derecho Positivo que se dedica a defender en juicio, por escrito o de palabra, los derechos o intereses de los litigantes, también a dar dictamen sobre las cuestiones o puntos legales que se le consultan (Cabanellas; 35; 2003).


El Código de Ética Profesional –CEP- del Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala –CANG- establece en el segundo considerando:

Que el abogado es un auxiliar de la administración de Justicia, que, además, actúa en la sociedad como juez, asesor, magistrado, consultor, funcionario público y docente, para la fiel comprensión y observancia del derecho;

El abogado es el profesional del Derecho que estudia, asesora, auxilia, ejerce dirección, defiende o realiza cualquier actividad a favor de la persona o ente que contrata sus servicios cumpliendo y actuando conforme la ley pero en especial su interés es privilegiar la justicia. Es importante recalcar que el Código de Ética Profesional toma en cuenta la función de docente que puede ejercer el Abogado o Abogada.